PARTE 1. Acompañar a dejar el pañal: las 3 primeras señales para dar el gran salto.


Acompañar vuelve el proceso mas amoroso y respetuoso.

Uno de los principales problemas en relación al control de esfínteres es el exceso de información que existe en el mundo del internet, sin embargo cada articulo, página o sitio nos da elementos muy diferentes que nos confunden al cambiar de uno a otro. Por esta razón en esta serie de 3 artículos hemos recopilado toda la información más adecuada y apegada a la crianza en respeto con base en datos científicos, la experiencia de más de cuatro años con los peques y sus familias que asisten a asesoría, así como la experiencia personal, pues soy mami de un pequeño de 5 años con quien viví toda esa misma angustia y desesperación por el montonal de lecturas con las que no daba "pie con bola". Y es así que me dedique a leer y estudiar muchísimo, a buscar fuentes que hablaran del proceso fisiológico y a observar a detalle el comportamiento de mi pequeñito y a hacer un análisis exhaustivo de cada una de sus conductas y acciones para fusionarlo con la base científica en relación a la crianza consciente y respetuosa.


Si, se que suena algo super complejo y complicado (y hasta medio irreal), pero si fue posible. Pude encontrar la forma más respetuosa para acompañar a los niños y sus mamis en este proceso. Aquí te dejo esta primera parte de 3 que te ayudará a iniciar el proceso de la forma más adecuada y con información que cuidará de la integridad física y emocional de tu pequeñito.


Hablar del momento en que nuestro pequeño dejé los pañales a toda mami le genera tres emociones principales: angustia, miedo y desesperación. Bueno fuera que tuviéramos un manual de bolsillo para seguir los pasos exactos para que nuestro peque los siga y dejé definitivamente sus pañales y dé ese gran salto a la independencia.

Sin embargo, partiendo de la premisa de que cada niño es diferente, un manual no nos asegura el éxito inmediato en cada niño, por la sencilla y a la vez compleja razón de que cada pequeño es diferente.


Esto no significa que no existan estrategias y actividades que nos ayuden a que el proceso se vuelva más llevadero y sin angustia principalmente para nuestros niños.

Algunas de las pregunta más comunes entre las mamis que acuden a pedir orientación pueden ser enumeradas en la siguiente lista:

-¿Por donde empiezo?

-¿Cúando es tiempo de empezar?

-En caso de varoncitos, ¿parado o sentado?

-Si quito el pañal, ¿ya no puedo regresar a él?

-Si el verano ya se paso, ¿tengo que esperar al siguiente verano?

Y como estas, muchas más.


Los mas importante que debemos entender, incluso antes de pensar si ya es tiempo o si ya quiero iniciar como mamá o papá, es que el proceso de dejar el pañal es complejo, puesto no solo se necesita por parte del niño ganas de dejar el pañal, si no una cadena de procesos a nivel neurológico y fisiológico que deben madurar. Esta es la principal razón por la que se vuelve tarea difícil, pues en ocasiones nos volcamos a que los niños aprendan algo que desde la naturaleza no esta listo para integrarse.


Te preguntarás, ¿entonces cómo se si ya esta listo?. La respuesta es muy ambigua por que no hay una edad exacta pero si promedio para que lo logren que está alrededor de los 2 años 6 meses a los 3 años, sin embargo esto no quiere decir que tenemos que esperar hasta esta edad. Para dar paso al proceso podemos comenzar desde el 1 año 6 meses a hacer acercamientos al lugar de baño, esto ayudará a tu pequeño a ir familiarizándose con el proceso lográndolo de forma natural y respetuosa cuando él este preparado.


Diversas son las señales que nuestro pequeñitos nos pueden ir dando para saber si ya están listos para la tan esperada retirada de pañal, sin embargo son 3 las principales en las que te recomiendo poner muchísima atención.

  1. Clasifica objetos de acuerdo a su funcionalidad o características, puesto la pipí y la popó van en el baño. Es importante observar a detalle si nuestro peque ya va en camino hacia la autonomía y este punto es facto determinante.Saber donde va la basura, su plato sucio y su ropa ayudarán más rápidamente al proceso de identificación de el lugar correcto para la pipí y la popó.

  2. Imita el comportamiento del adulto. Si ya comienza con la exploración de conductas pídele que te acompañe al baño a hacer pipí contigo. Al ver todo el proceso, él empezará a imitar los patrones motores involucrados en el proceso de ir al baño.

  3. Ya avisa si tiene hambre, si tiene frió, sed o algo está muy caliente. Controlar la salida de pipí y popó incluye necesariamente el identificar sensaciones en su cuerpo, por lo que si comienza a detectar cundo su pancita "gruñe" cuando tiene hambre será más fácil identificar en su cuerpo cuando lleguen esos pequeñitos "retorcijones" que serán la señal de querer hacer popó o la sensación de querer hacer pipí.


Si ya identificaste que tu pequeñito manifiesta estas tres señales principales, bienvenida al mundo de la paciencia y tolerancia al extremo, por que es lo que requerirás para acompañarlo en este camino. Comienza acercándolo al cuarto de baño, pide que te acompañe cuando tu asistas y siéntalo junto contigo si el así lo pide. Para estas fechas ya necesitarás estar preparada con su aditamento de baño. El más recomendado desde nuestra visión y método es el aditamento lo más parecido al WC; las nicas terminan siendo un juguete más y hacen que los pequeñitos pierdan la motivación por el cuarto de baño (en una segunda parte ahondaremos más en este tema).


Si requieres mayor información, no dudes en pedir ayuda. Y nosotros podemos ofrecértela. Conoce más afondo de nuestro acompañamiento para dejar el pañal haciendo clic en la siguiente imagen.

#CriandoConSentir #dejandoelpañal #noquitamos #cuidandolasemociones #adiospañales #familiaSOLE



263 vistas
Alpes 301
Colonia Jardín
Obispado

SOLE

Family Care